DeclaracionesDestacadoVenezuela/América Latina

El Frente Antiimperialista Internacionalista, contra la detención de la alcaldesa Arce Guzmán, del MAS-IPSP

El golpe de estado en Bolivia del pasado 11 de noviembre está suponiendo la violación sistemática de derechos humanos y civiles y la ausencia de garantías jurídicas, junto con comportamientos sectarios, despóticos y arbitrarios del gobierno autoproclamado.

El pasado martes 21, en esa línea de represión, acrecentada y amparada por la mayor privación de libertades por la pandemia del Covid-19, la Alcaldesa de Vinto, María Patricia Arce Guzmán, por la noche y de forma ilegal, sin acusación judicial ni orden de allanamiento, fue detenida junto a sus cinco hijos, en su domicilio, por un grupo armado de policía boliviana.

En este caso se da el agravante de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a raíz del secuestro de un grupo de paramilitares que la golpearon, la humillaron rociándola con pintura roja, cortándole el pelo y exponiéndola públicamente, emitió una orden por la que el Estado está obligado a adoptar las medidas necesarias “para proteger los derechos a la vida e integridad personal de María Patricia Arce Guzmán y sus hijos”…”e informar de las acciones adoptadas … para evitar su repetición”. A cinco meses de lo ocurrido, los responsables intelectuales y materiales de sus agresiones siguen libres y la Alcaldesa, tras tres días de detención, continúa en arresto domiciliario.

El candidato presidencial por el MAS-IPSP, Luis Arce Catacora, ha denunciado esta nueva agresión y denuncia la violación sistemática de los Derechos Humanos en Bolivia.

Con el golpe de Estado, Bolivia se sitúa en el epicentro de la ofensiva imperialista en América Latina. Este golpe no compete solo a los bolivianos. Bolivia es un elemento central de la defensa Latinoamericana frente a la ofensiva desatada por el imperialismo que, operando en connivencia con la oligarquía supremacista y racista local, quiere eliminar el freno a la expoliación de los recursos naturales, principalmente el litio, que había impuesto el Gobierno de Evo Morales; y que, por otra parte, pone todo su empeño en evitar el ejemplo de progreso y soberanía que Bolivia ha brindado a otros países de la región.

Por todo ello, el Frente Antiimperialista Internacionalista (FAI) condena el estado de excepción ilegal impuesto por el Gobierno Golpista de Jeanine Áñez y exige el levantamiento del arresto domiciliario y la inmediata libertad de Patricia Arce Guzmán, Alcaldesa de Vinto y de todos los presos políticos.

El FAI apela a todas las fuerzas antiimperialistas del Estado y al Gobierno de España para que exijan el retorno a la Legalidad Constitucional y la celebración de Elecciones libres y con Garantías.

(Descargar en PDF)

Comments are closed.