CoreaDeclaracionesImperialismo e InternacionalismoVíctimas y Resistencias

Revolución de Abril

Desde el FAI reproducimos el siguiente Comunicado del Frente Democrático Nacional Antiimperialista (FDNA) de Corea, a los sesenta años de la Revolución del 19 de Abril:


Comunicado de portavoz del FDNA.

Han pasado sesenta años desde que los estudiantes y el pueblo de Corea del Sur lanzaron una resistencia nacional para poner fin al gobierno fascista del régimen de Syngman Rhee, para lograr así la independencia y la democracia en Corea del Sur.

El levantamiento popular del 19 de abril fue una erupción de ira acumulada de surcoreanos contra el gobierno colonial de 15 años de los Estados Unidos y sus títeres. Fue la resistencia nacional contra los Estados Unidos y contra el fascismo, con la participación de millones de personas.

Los rebeldes enfurecidos emprendieron la lucha contra Rhee, presentando consignas como “¡Oposición a las elecciones fraudulentas del 15 de marzo!”, “Rhee, ¡Sal de tu cargo!” y “EE. UU., ¡Parad la intervención!”

Desconcertado por la resistencia masiva, el grupo de Syngman Rhee impuso en Corea del Sur la ley marcial para reprimir duramente a la gente. Sin embargo, no logró amortiguar el espíritu de los rebeldes, y Rhee fue finalmente expulsado de la presidencia.

Esta resistencia fue la primera victoria para derrocar la dictadura pro-estadounidense, sacudiendo el gobierno colonial fascista de los Estados Unidos hasta sus cimientos, y sirvió como un nuevo punto de inflexión en la lucha de los surcoreanos por la justicia y la democracia.

Han transcurrido sesenta años desde el levantamiento popular del 19 de abril. El deseo de los rebeldes aún no se ha realizado.

La dominación de los EE. UU. en todas las dimensiones de los campos políticos, económicos y militares ha tenido una continuidad constante, y las medidas viciosas de los EE. UU. para controlar la aspiración independiente de los surcoreanos se vuelven más pronunciadas.

Estados Unidos ha reinado sobre Corea del Sur reemplazando a sus secuaces con oficiales militares y civiles cada vez que se encuentra en una situación difícil.

Estados Unidos, que considera a Corea del Sur como un trampolín para sus intereses nacionales, ha presionado a Corea del Sur para que pague su parte del costo de defensa solo para traicionar la arrogancia y la naturaleza agresiva del gobernante de Corea del Sur.

Los descendientes del despotismo fascista militar han centrado todos los esfuerzos en resucitar la era oscura del pasado, plagada de traición, fascismo y enfrentamiento intercoreano.

La auténtica democracia y el derecho a la existencia del pueblo surcoreano no se harán realidad sin la terminación del dominio de la fuerza extranjera que interfiere en Corea del Sur y la liquidación total del conservadurismo pro-estadounidense.

El pueblo surcoreano debe llevar a cabo acciones constantes contra la fuerza extranjera y el conservadurismo, con el espíritu del levantamiento popular del 19 de abril.

18 de abril de 2020,

Seúl.

(Publicado originalmente en la web del Grupo de Estudio de la Idea Juche Madrid, el 21 de abril de 2020)

1 Comment

  1. ¡Qué sorpresa más buena – un gesto de
    solidaridad con Corea del Sur por parte
    norcoreana! Sí, indirectamente – el tér-
    mino Juche lo dice todo.
    Pero un gesto merecido. Luego del triun-
    fo definitivo por lo menos de la democra-
    cia occidental en 1988 con la suble-
    vación sindical-estudiantil exitosa, el
    país iría a seguir la pauta del gran rival
    insular, Japón, en establecer unas rela-
    ciones comerciales privilegiadas con
    los estados no alineados, iniciadas por
    las relaciones diplomáticas entabladas
    con China en 1992. A continuación se
    firmaron contratos con el mundo árabe –
    especialmente luego del tratado de li-
    bre comercio de toda la Liga Árabe con
    el grupo Asean+ en 1999 – , con países
    latinoamericanos librecambistas(Chile
    sobre todo), y, nuevamente en Asia,
    con Kampuchea y Vietnam; y se inició
    una época de inversión industrial cada
    vez más intensiva en suelo chino – siem-
    pre en competición con Japón. Todo
    esto resultó en un aprendizaje continuo
    de nuevas tecnologías ahora no del Im-
    perio sino del vecindario incluso cultu-
    ral; en el propio mundo de los especta-
    culos, vemos el fenómeno de entusias-
    marse la juventud tailandesa con la
    música pop surcoreana, especialmente
    la canción femenina. En cuanto al sép-
    timo arte, Corea del Sur es casi el único
    país del mundo exclusivamente produc-
    tor de cine artístico de alta calidad – por
    cálculo mercantil: en el ámbito comer-
    cial, el país no puede rivalizar ni con
    Japón ni con Hongkong.
    Pero el nuevo número uno del planeta,
    el único superpoder es China. Desde
    tal posición hasta podría llevar a cabo
    la reunificación de Corea algún día.
    (escrito con un Samsung A6 hecho en
    Vietnam.)

Comments are closed.