América LatinaArtículosCampaña Elecciones en NicaraguaDestacados

Es su estadounidismo. No ponga excusas

No ponga excusas, señora Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores de España, lo que usted dice es propio de su estadounidismo. No ponga excusas, ¿no son las palabras que usted empleó para recriminar las detenciones de empleados a sueldo del imperio?, pues no ponga excusas, deje de hacer el mandado de reunir en su embajada de Nicaragua a esas gentes que piden la invasión del ejército que derrotó Sandino, esas gentes, lo han mostrado los mismísimos gringos en sus papeles de Estado, han cobrado de la potencia extranjera con el encargo de crear inestabilidad social desde ya y para las elecciones de noviembre; ¿recuerda usted que intentaron un golpe de estado en 2018?, ¿aceptaría algo semejante usted en su país?

Señora, aprenda, edúquese, humanícese, y entonces dejará su quehacer neocolonialista, y considerará el derecho de los pueblos por encima de las injerencias, de los bloqueos, de la financiación de mercenarios. Con qué claridad ha representado usted el papel de sirvienta sin conciencia, no ponga excusas. Aprenda lo que es un pueblo que se defiende a sí mismo, que no sirve a reyes, ni a tiranos imperiales. Su exigencia al Gobierno Revolucionario de Nicaragua de que ponga en libertad a los mercenarios cogidos infraganti en su tarea de derribar al gobierno legítimo, nos dice, a todos, que en la sumisión que ocupa su cabeza repite la misma propaganda que difunde el grupo nazi español que tiene diputados en la cámara de la monarquía de procedencia franquista, que usted difunde la misma idea que airea el partido fascista neoliberal español que ha sido gobierno antes que el que usted representa, que usted repite la misma concepción imperial del mundo, cuyo propósito aquí y ahora es la dominación de Nicaragua y otros como Nicaragua.

Señora ministra de Asuntos Exteriores del reino, que sigue al pie de la letra los mandados del proconsul imperial, edúquese, humanícese, aprenda a distanciarse de la dominación sicológica, cultural, política, del régimen de apropiación mundial, del estadounidismo que ocupa su cabeza. Si se educa descubrirá su esencia invasora, ladrona y genocida, descubrirá que el estadounidismo imperial es antidemocrático, que el imperialismo y la democracia son concepciones contrarias la una a la otra. ¿Sabe lo que dijo Simón Bolivar sobre el destino de EEUU?: Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad. ¿Sabe quién fue Augusto Cesar Sandino y qué hizo?: fue el General que dirigió el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua y quien lo dirigió hasta la derrota de los invasores yanquis que ahora compran mercenarios para intentar revertir la Historia. ¿Sabe qué quiere decir Soberanía Nacional? Dedique tiempo a su educación, a su humanización, no ponga excusas, señora, no ponga excusas. ¿Dónde se encuentra el ejercicio de la democracia en la invasión, en la financiación de mercenarios para destruir independencias? ¿Dónde está el ejercicio de la democracia en el genocidio? ¿Dónde encuentra usted el ejercicio de la democracia en el desprecio al Derecho de Autodeterminación y la fraternidad de los pueblos? ¿Dónde encuentra usted la democracia en el régimen imperial de los medios de comunicación que difunden su voz y no las explicaciones de Nicaragua? Usted sabe lo que eso significa, no ponga excusas, es ministra de un gobierno que tiene presos por hacer públicas sus opiniones contrarias a lo que usted defiende, simplemente. ¿Recuerda la Ley Mordaza?

No ponga excusas. No ponga excusas. Es su estadounidismo el que no le deja educarse en el respeto a los pueblos soberanos. Siguiendo el patrón del imperio usted pide cuentas a los que no tiene derecho a pedir. Usted tendría que pedir cuentas en su propio país a quienes usted misma les sirve, cosa que no hace. Y con respecto a Nicaragua, tiene que conocer la Ley de Agentes Extranjeros, Ley que se encuentra en la mayor parte de los países, entre ellos en EEUU, que requiere que personas y organizaciones que reciben dinero de otros gobiernos lo declaren, así como exponer en qué lo emplean, ¿le parece mal?, y en el caso de los que parecen sus protegidos por encargo, a los que denomina precandidatos, aunque no pertenecían a ninguna candidatura, que tenían historia de participación en el intento de golpe de 2018 y ahora llamaban a la invasión gringa de nuevo, investigarles para aclarar ante el pueblo nicaragüense quienes son y por qué cogían tantos dólares; pero, mire, el pueblo de Nicaragua ya lo sabe, eran dólares contra las elecciones, porque el imperio no puede acabar con la Revolución Sandinista en las urnas soberanas.

No ponga excusas. Usted sabe, señora Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, cuánto se parecen sus palabras a las que dijo Abrams, aquél miembro del gobierno de Trump que estaba condenado como criminal de guerra e indultado por su jefe, al Canciller de Venezuela, Señor Arreaza, en una reunión entre delegaciones de las dos partes: Aquí de lo que se trata es de que digan cuando se rinden, la verdad la ponemos nosotros. Usted, señora ministra, quiere poner la verdad fabricada por el imperio y que Nicaragua y el Frente Sandinista, se rindan. Usted es tan fuerte con los oprimidos porque ha aprendido en la escuela donde Pedro Sánchez aprendió, recordará que un enviado de la embajada estadounidense le dio la orden a su Pedro de ordenar al Presidente Nicolas Maduro, de Venezuela, que dejase la presidencia en 8 días y se la diese al mercenario Guaidó, Pedro Colón colonialista, ridículo, y recordará que el tal Guaidó, una marioneta, un mercenario como esos para los que usted pide libertad, al que su gobierno del último Colón dijo reconocer como representante de Venezuela, había sido elegido por Trump. No ponga excusas, carajo, no ponga excusas, edúquese, humanícese.

No ponga excusas, usted sabe perfectamente el régimen al que sirve, usted es ministra de Asuntos Exteriores del reino del viejo rey y jefe de Estado que se ha ido a un país en el que tiene sus bases el imperialismo y es protegido del sionazismo, los EAU, para no ser alcanzado por la escasa justicia de su país; usted como ministra de Exteriores tampoco abre la boca para expresar una mínima protesta por el genocidio que lleva a cabo el ente sionazi en Palestina, y más trágicamente en Gaza, bloqueada ilegalmente; usted forma parte de un gobierno que vende armas al ejército sionazi, expansionista, de ocupación neocolonial, vende armas a ese ejército que se sitúa al margen de toda norma legal, de todo acuerdo, de todo consenso internacional, de todas las resoluciones de la ONU. No ponga excusas, usted, su gobierno vende armas a la entidad recolonizadora financiada por EEUU, y a otros tantos de calibre antidemocrático como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Colombia, Marruecos, … que colaboran en el genocidio del Pueblo Palestino y en la guerra contra Yemen. La venta de armas de su gobierno a éstos delincuentes y criminales aparece en el último informe de la Subdirección General de Comercio Internacional de Material de Defensa y Doble Uso (Ministerio de Industria, Comercio y Turismo).

No ponga excusas. Es su estadounidismo. Edúquese, humanícese. No ponga excusas, mande poner en libertad a sus presos políticos, señora ministra de Asuntos Exteriores. Edúquese, humanícese, empiece por leer lo que el Gobierno Revolucionario del Frente Sandinista de Nicaragua dijo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 21 de Junio:

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional representa dentro de este Consejo al Pueblo Noble, Valiente y Trabajador de Nicaragua, con la cabeza en alto y el Orgullo de ser Protagonistas de una Historia de Lucha por nuestra Soberanía Nacional, nuestra Independencia, y más aún, en el Año del Bicentenario.

Tenemos derecho a vivir en paz. Tenemos derecho al respeto. Tenemos el derecho a la Paz, que tanto hemos estado construyendo después de siglos de agresión, intromisión e intervención por parte de los Estados Unidos de América y las potencias europeas cómplices, que han buscado mantener la dominación imperialista y colonial sobre nuestro Libre, Soberano y Bendita Nicaragua.

Estamos ante este Consejo para ratificar el Vigor, la Gloria y las Verdades Históricas del Pueblo Nicaragüense, emancipado y resucitado con Alma de Victorias, frente a los mismos agresores. Tenemos el Honor de defender nuestra Patria, defendiendo los Intereses y los Derechos de un Pueblo que avanza, en sus propios Valores y Culturas, un Pueblo que ha sido reconocido a lo largo de los años, como inspiración y ejemplo de Pueblos en Lucha.

1 Comment

  1. Apuesto a que esta señora ministra de asuntos exteriores es una incondicional defensora del genocida estado de Israel.

Comments are closed.